Hasta tiempos recientes, la agricultura y ganadería fueron las actividades predominantes. En explotaciones tradicionalmente de pequeño o mediano tamaño, se ha venido cultivando principalmente el cereal (trigo, cebada y avena) con los menuceles (habas, alholva, veza), el maíz y las hortalizas como complemento.

Mención especial requiere el hoy prácticamente desaparecido viñedo. Durante siglos ocupaba un lugar destacado en la economía agraria, cuyas plantaciones eran reguladas anualmente por el gobierno de la cendea, cultivo que nos ha dejado una rica toponimia: parraga, Kapana, Alto de las Viñas, etc.

La ganadería tradicional constituyó igualmente una gran fuente de riqueza. Se solía diferenciar entre ganado mayor (granado), donde se incluían a los bueyes (la fuerza de trabajo por excelencia) y las caballerías. En casi todos los pueblos encontramos prados boyerales y cercados, sarios, relacionados con este ganado.

En cuanto al ganado menor, el lanar era el mayoritario, sobre todo en los pueblos como monte comunal, donde se instalaban las bordas para su estabulación. A reseñar también traviesa 8 y la pasada 22, que formando parte de la red de cañadas navarras conducían el ganado hacia los veraniegos pastos de Andía.

La actividad industrial, más bien preindustrial, tenía su centro principal en los molinos de ribera (errotak) aprovechando la fuerza motriz de los ríos. Casi todos los concejos tenían molino: Artazcoz, Arazuri (ya desaparecido), Asiain, Ibero (dos) y Ororbia (dos).

Las tejerías (Arazuri, Artazcoz, Ororbia), los tejedores, herreros y carpinteros constituyeron otras importantes actividades económicas.

Finalmente, en Asiain y Ororbia se concentraban algunos de los servicios típicos en todo municipio: escribanos, cirujanos, boticarios, feria de ganado, etc. A destacar, también, el floreciente centro de artistas (pintores, escultores, ensambladores, etc) que funcionó durante siglos en Asiain, que nos han dejado numerosas obras de arte, fundamentalmente religiosas.

En la actualidad, con respecto a la industrialización, la cendea de Olza está en plena fase de transformación. El proceso lo vamos viendo día a día y, la agricultura, antaño eminentemente cerealista, está evolucionando hacia una agricultura fuertemente mecanizada y en cooperativa.

Por otro lado, parte de este suelo agrícola se está convirtiendo en suelo industrial, con varios polígonos industriales ubicados en concejos de nuestra cendea, principalmente en Arazuri y Ororbia, con empresas importantes como Volkswagen, Grafitech, Kybse, y un largo etc.